Etiquetas

··········En una película como ésta, con una fuerte carga simbólica, en que la historia contada representa algo más grande (este rascacielos y sus habitantes, la sociedad capitalista), se corre el riesgo de que, en beneficio de la carga de representación, la historia que la simboliza no fluya. Me temo que ese riesgo se ha hecho realidad. La peli resulta confusa, no porque la historia lo sea o por sus elementos fuera de lo racional, sino porque los personajes están en un continuo sube y baja que corta toda progresión dramática, resutando más bien una colección de picos de histeria.

··········Y no sólo los personajes, que por otra parte son abundantes y por tanto muchos de ellos poco construidos; también las idas y venidas por el edifico, el grado de disfuncionamiento o de sucesivas destrucciones, no parece seguir un orden en toda la parte central del metraje.

··········La cámara muy cercana, el montaje muy loco, la absoluta falta de humor o alegría… Todo lleva a una película incómoda de ver, desagradable. No obstante, a mí me despierta suficiente interés.

··········Por un lado, la parte metafórica me gusta, porque enuncia el capitalismo de una manera (que me perdonen los que saben) gramsciana: toda la población del rascacielos en cuestión vive mentalmente bajo la hegemonia cultural funcional al sistema, todo gira en torno a los pisos y sus diferencias, no como una estructura de clases, sino como una escalera en la que nada, salvo ciertos escrúpulos impide ascender.

··········También me gustan los arranques musicales, potentes y apropiados, una cierta elegancia visual y una ambientación de esas intemporales (que, si lo es, ¿por qué me lleva a mí a los cincuentas, cuando buena parte de los personajes se visten y peinan en los sesentas?).

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios