Etiquetas

··········Ya antes de que existiera el Zampando, veía yo lo que llegaba de Trapero a mi ciudad (“Mundo grúa”, “El bonaerense”, “Familia rodante”), y aquí comentadas hay otras cuantas ( 1234 ). Es raro que no me impresione y, en todo caso, siempre le agradezco el oficio. Ésta no me aprece tan redonda como las tres primeras o “Leonera”. Quizás influya mi manía de entender bien las cosas.

··········Porque eso es lo principal que falla, al menos para quienes no somos argentinos. Conozco el concepto de la mano de obra desocupada del Proceso. Pero, ¿tiene sentido que un colaborador de un servicio de inteligencia estatal mezcle así a su familia? Si se trata de que es más bien un freelance, en el que la familia sí es colaboradora en la manera en que lo es una familia mafiosa, ¿el objetivo es el dinero? No parece que la familia tenga problemas económicos, pero tampoco que viva rodeada de lujos.

··········Pero en fin, lo más interesante son las relaciones familiares que nos muestra. Ese círculo que no está cerrado en sí mismo tanto por el miedo a un figura autoritaria cuanto por la exacerbación de aquello que es lo esperable y deseable en una familia de orden: rezar juntos, hablar en las comidas en común, ayudarse, interesarse. Es en los momentos de flaqueza, como la fuga de Maguila, cuando sí se muestra que hay una contraparte de poder, de defensa del grupo frente a cualquier otra vía alternativa de vida. Pero precisamente porque la unidad está basada en la fuerza de una piña, tanto más en riesgo se pone si cede la escama más débil.

··········Una música anglófona muy escogida (y que da la sensación de no ser específicamente de la época narrada). Y un defecto en los títulos de crédito, el tamaño muy pequeño de la letra que, en una sala grande de cine o más en un televisor, puede hacer que te pierdas la información de como acabó cada uno de los personajes de esta historia de sucesos reales.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios