Etiquetas

··········Como en “Kiseki”, no es que los problemas sean banales, pero sí hay también en esta película una mirada especialmente tierna que no se deja apabullar por aquéllos. Y tambien los personajes estan imbuidos de formas educadas, lo que le da al conjunto un tono muy calmo.

··········Llega quizás a parecer que hay problemas de ritmo, de ausencia de una estructura dramática de planteamiento, crecimiento y resolución. En realidad, a mí no me lo parece; la historia, calma como algunos ríos, avanza y, sin grandes alharacas, se llega al momento solo aparentemente banal en el que las hermanas hablan realmente de lo que sienten también en los temas sobre los que habían puesto una losa silenciadora.

··········Pese a lo que tiene de tópico, me gusta el paisaje, la floración de los cerezos como una suerte de fiesta que la naturaleza nos regala, pero también como un hito en que es la explosión de la belleza, y no una anotación de calendario, lo que hace pasar otro año, con la ventaja de que es por nuestra reacción frente a la belleza (y no frente a una fiesta forzada de nocjhe de fin de año) que sabemos cual es nuestro verdadero estado, nuestra relacion con la vida.

··········Interesante el tema de la asunción de la herencia (sin beneficio de inventario) de las culpas ajenas: a cambio del escueto haber ido a pescar o a ver el pueblo y el paisaje desde lo alto, hay que comerse también los abandonos practicados. Una mirada optimista sobre los daños enquistados y sobre cómo saberse librar de los reproches que nos atan a ese pasado sin dejarnos levantar vuelo.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios