Etiquetas

··········Una peli bastante incomprensible; incluso un par de sinopsis que leo son contradictorias. El guion no permite reconstruir en la cabeza la historia: docenas y docenas de escenas sin diálogos, que no hay manera de saber si engarzan con la anterior y la siguiente o si estan para hacer bonito

··········¿Y bonita? Pues sí, vaya, cuidada. Dentro del género he visto cosas mucho más hermosas. Pero no se desaprovechan paisajes tremendos y hay una voluntad estética continua. Más en el color, eso sí, que en los encuadres. El color se lleva al borde del saturado, pero no se traspasa ese límte. En cuanto a las peleas cuasiacrobáticas, que van con el género, están filmadas sin elegancia alguna, con la cámara casi estable, y un montaje sin acelerado.

··········De todos modos, parte de las opciones estéticas parecen estar para resaltar el voluntario oscurantismo del guión. Probablemente en la mitad de las escenas la cámara está colocada detrás de alguna veladura: telas, estores, espigas crecidas o simplemente velas desenfocadas en primer plano. Un mensaje claro de que la peli es para elegidos capaces de atravesar ese mar de sargazos. Yo no lo soy.

··········En ese estado de confusión, uno se pierde lo que probablemente es la historia central de la película (o eso dicen, al menos, los resúmenes): el drama de una ejecutora profesional cuando debe enfrentarse a desempeñar su oficio en el entorno familiar que abandonó de niña (en algunos sitios pone que secuestrada por una monja, yo en la peli entendí que había sido voluntad –inexplicada, claro- de la familia). Esta cesura interior, que supone que debería mostrar el personaje en sus dudas, yo tampoco lo atisbo. De hecho, el inicio de este problema es un buen ejemplo de cómo cuenta las cosas la película: en un prólogo en blanco y negro, la asesina fracasa en matar a un gobernador porque tiene a su hijo en brazos, y le da cosilla. Pues bien, en la siguiente escena la monja le dice que, ya que no tiene suficiente determinación, que se vaya a matar a su primo del alma. Y ya está. Por otro lado, parece que el drama –en la peli, no en las sinopsis- puede tener algo que ver con que su primo debió casarse con ella y no lo hizo; pero a la vez, ella y él portan una abalorio de jade que por lo visto significa ruptura decisiva, pero que no parece que les sitúe en el mismo bando.

··········A esa falta de destreza o de interés en construir una historia narrada, se añade algún detalle en la traducción de los subtítulos, como que se habla de vez en cuando de la corte, cuando cada bando (el Imperio y la provincia de Weibo) tienen una corte); adivina de quien hablan. Confieso, aunque esto ya es mi culpa, porque en un momento dado desconecto, que no soy capaz de asociar ni los uniformes que, en un inesperado rasgo de generosidad del narrador, podrían servir para identificar a un bando.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios