Etiquetas

,

··········Probablemente no su la intención, pero me gusta ver esta peli como si estuviera hecha desde una mirada ironica. El uso de la cámara lenta y la entrada de la música, que probablemente pretende resaltar la belleza, a mí me ofrece la lectura de un poco de distancia, de una sonrisa conmiserativa ante los esfuerzos de mantener, consolidar un atractivo en el mercado.

··········Porque esencialmente así son estos amores imaginarios: un juego de atractivos que se posicionan para conseguir crear relaciones, cuyo sustento no parece mas que esas atracciones derivadas de una eficaz coquetería. En un ejemplo extremo, un personaje secuendario relata lo interesante que era su amor con un tipo cuando vivían en dos países distintos y tenían que viajar para verse (aeropuertos, cafeterías, fumar), y cómo todo se viene abajo cuando luego consiguen vivir en la misma casa.

··········La cámara juega al documental, pero no ya en su movimiento, sino en los cambios de enfoque, como si fueran pruebas en una sesión de ensayo. Con todo, la peli me parece interesante; aparte de una cierta estética, quizás algo kitsch, principalmente porque la tensión, el sufrimiento que producen estos amores recuerda tanto al que tiene el consumidor que no puede alcanzar todos los productos que va atinando a desear. Como dos niños que tienen que compartir videoconsola, la pareja de amiga y amigo difícilmente llevan bien que sus avances en el acceso a la compra del rubio tadziano sean parejos. Bueno, quizás exagero un poco; supuestamente hay un atractivo en la intelectualidad de los personajes, también, pero la manera un poco pedante de mostrarlo vuelve a lanzarnos a la mirada irónica.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios