Etiquetas

, ,

··········Una comedia con variedad de personajes y escenarios, debe tener de una exquisita medición del tiempo y los movimientos, de manera que el enredo surja de una forma natural, como la consecuencia de los intereses de los personajes, con algunas casualidades más, si acaso.

··········Eso aquí falla con estrépito. Se han decidido previamente las situaciones y la manera de ligarlas, de que acontezcan, está plagada de absurdos y sinsentidos, de manera que el conjunto chirría por sus costuras. Si dos personas están hablando en un bar, qué sentido tiene que sigan la conversación debajo de un paso de Semana Santa, si una persona se presenta inopinadamente en una boda, sin ser una presencia deseada, porqué no sólo se le permite quedarse, sino que se le agrega al cortejo principal. Son cuestiones que hacen falta para colar unas situaciones chistosas, pero que no tienen sentido ni lógica.

··········En todo caso, podrían ser pasables esas debilidades del guión si se compensaran con una verdadera hilaridad en esas circunstancias. Y hay algún momento divertido (sobre todo en las verbalizaciones), pero ni muy intensos ni muy abundantes.

··········Igual que pasó en la anterior, me sorprende que en medio del desbarajuste Elejalde se crea a su personaje y le dote de alma. Y siempre es de admirar el oficio de Sardá (esas mezclas a la vez de idioma y de volumen), y también el de Machi. Pero poco más.

··········Dado que la materia prima de la peli son los tópicos, digamos que dos de ellos no dejan de ser curiosos. La asociación del independentismo a la alta burguesía catalana (a la que en la generación de Sardá no le ha ido mal con España y en la generación de Romero ya es el batiburrillo culturalmente anglosajón de los hipsters). Y lo que significa que, si hay que hacer un tópico con los mossos de esquadra sea la posibiliad de que te maten de una paliza; yo me lo haría ver.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios