Etiquetas

··········Como ya pasaba en las otras dos películas de Recha que estan comentadas en esta bitácora (12), no estoy seguro de que no resultara decepcionante para mucha gente. La trama, desde un punto de vista profesional, los –digamos- sucesos de la vida real narrada, son escasos; realmente es uno, que funciona como una sorpresa y un complementador del sentido.

··········Porque realmente, la mayor parte del escaso metraje de esta película, es un diálogo niño-adulto que, en buena proporción, se desarrolla mediante la pauta del cuento contado en alguna medida a dos voces. Queda magníficamente reflejado el uso de la narración y el lenguaje para facilitar a un niño el conocimiento de la realidad, que aquí es esencialmente una realidad vívida, natural: animales, espacios en la naturaleza (el bosque, la playa, el río).

··········Y también la expresión de la afectividad, por una parte muy física, por otra muy basada en la palabra, en la atención adulta a la palabra del chico y su integración en el cuento en construcción. Cuando la historia dé ese único giro del guion, llegará eso que antes he llamado complementación del sentido, la reasignación que hace nuestro cerebro de muchos gestos, miradas, seriedades, ligerísima humedad en los ojos, cortos silencios, que habíamos estado viendo y situando en una historia que ahora es otra.

··········Magníficos el niño y Sergi López, con lo difícil que es interpretar algo tan tierno atacado por el frío de quien debió quedar en una sima. Y magnífica, como en esas otras dos películas, la mirada sobre la naturaleza, llena de luz, de detalles, desde una algarroba a una pared de un barranco, desde una zarza a un vencejo, pero a la vez con las tomas globales que sitúan, y mesuran, a nuestra pareja de narradores del cuento inacabable del gigante, y el conejo de orejas rojas, y las medusas, y la araña venenosa…

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios