Etiquetas

, ,

··········Una interesante película, basada en un relato de Camus, “L’Hôte”, y que es filmada como un competente western: dos hombres enfrentados a su destino en un medio hostil, tanto en lo geográfico como en lo humano. Con muchos elementos del género: tiros sobre la casa aislada, caballos y hombres atados tras ellos, desierto, sed y frío, casas abandonadas, revólveres y escopetas de caza. Sin embargo, y sin que esos elementos sean inconsistencias históricas, se trata de Argelia en los inicios de su guerra anticolonial.

··········Bueno, quizás sí haya una inconsistencia histórica cuando descubramos que uno de los protagonistas es español: ¿un exiliado español en Argelia llegando en cinco años al rango de comandante en el ejército francés desobediente a Vichy?

··········Aunque visualmente es atractiva (el desierto, los amaneceres), y aunque me parece bien contada en cuanto a ritmo, a la filmación de los tiroteos, etc., lo más interesante es la historia. Una reflexión sobre las leyes (incluidas las normas no escritas como, por ejemplo, el régimen de venganza que rige los delitos de sangre en un pueblo árabe), el sometimiento a ellas. Y la ocasional opción por una libertad responsable: unos actos de libertad que nunca son gratis, pero que en ciertas ocasiones son imprescindibles para mantener cierta ligazón con la vida. Y otros anclajes a la vida, como el sexo, el amanecer o la amistad.

··········A la vez, esa sensación de “fin de los buenos tiempos” (también como en muchos westerns, cuando se comprueba que la conquista que fue el derecho de guerra ha quedado desbordada cuando los políticos califican a cualquier enemigo como terrorista y legitiman así cualquier cosa, sin aherrojarse la opinión pública. La consiguiente quiebra del respeto hacia los administradores de las reglas.

··········También el contraste entre las normas y la resistencia frente a ellas, con la lealtad. Una lealtad que desborda el patriotismo (o que, de hecho, va por un camino muy ajeno a éste), y que está más en la ligazon con aquellos junto a los que has sufrido, o con principios generales como que siempre tiene más importancia enseñar a leer a unos chavales que los rimbombantes conflictos de la gente armada. Y aquí de nuevo Camus y su emotiva “El primer hombre”.

··········Un pasito más allá de las reglas del test de Bechdel: ¿qué decir de una película en la que las tres únicas mujeres que aparecen son putas? Yo no digo nada, me parece perfectamente coherente con esta historia, pero me ha recordado ese punto de vista clasificatorio.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios