Etiquetas

··········Una historia muy libre y divertida, que recuerda a “Amelie” sin tanto romanticismo y a cierto barroquismo de otras pelis de Jeunet y Caro. Sugerente y atractiva visualmente, aunque –y no sabría explicarlo muy bien- a la vez tristona, ambientalmente deprimida.

··········Aparte del ingenio en lo visual, lo esencial es lo loco de la historia. Loco y coherente, porque cuando admitimos que la historia nos la cuenta la hermana de JC, hija de Dios y que éste es belga y vive en Bruselas, cómo no entender que se aburra. Pero aparte del planteamiento, muchos otros momentos son felices hallazgos sobre la posición culrtural de la religión (la peli no habla en serio del hecho religioso).

··········Y el más productivo, claro, es el desarrollo de qué podria pasar si todos recibiéramos en el móvil un sms que nos anunciara la fecha de nuestra muerte. La situación vale para hacer chistes, claro, pero también para vestirse de chica siendo un niño no apreciado en el colegio por sus compañeros (y justo cuando empieza una relacion afectiva con una chica), o inhibir la responsabilidad de nuestros actos, ya que si la muerte está ya prevista por un dios cierto y omnipotente, ¿qué somos –al disparar a matar, por ejemplo- sino los ejecutores de esa voluntad?

··········El actor que interpreta a nuestro chabacano Dios, Poelvoorde, estaba robando el cadáver de Charles Chaplin hace pocas películas y será vértice en un triángulo francés (que sí, es uno de los tipos de triángulos), dentro de otras pocas pelis. Y es que Dios está en todas partes. (Lo siento, mis dedos no siempre me obedecen.)

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios