Etiquetas

Sección Oficial

··········No le tengo ninguna manía al stop-motion, aunque es un recurso que no me gusta demasiado; pero aquí… Digamos que hay una historia original, un material que para la mayoría de nosotros es absolutamente inédito (cinco mil fotografías, treinta y tres películas), e incluso un lema, un moto con un tinte fantástico o lírico.

··········Y lo que se hace con eso no es un documental; lo cual es muy lícito, claro. Se parte de una novela que fue encargada a partir de esos materiales, que conservaba un director de cine, de sus expediciones en Guinea Ecuatorial en los años 40 del siglo pasado. Y esa visión literaria no me gusta, no me emociona, me da siempre la sensación de desperdicio argumental.

··········Cada vez que veo una foto histórica artísticamente manipulada, mi curiosidad pide ver la original. El juego continuo, muy actual, de trocear fotos, jugar a enfocar y desenfocar sus pedazos y recrearlos, hoy no me entra. Habré comido demasiado. O es que hay un exceso de ganas de mostrar muchas horas de trabajo. ¿Qué aporta, por ejemplo, que al fregar los platos una asistenta, que carece de relación con la historia y que es la típica imagen de relleno de muchos documentales, sustituyan el agua por unas tirillas de papel para que funcione el stop-motion? Recordaba viéndolo esta película camboyana en la que el uso de estos recursos estaba en un contexto en el que me parecía tener un significado.

··········En todo caso, el público aplaude mucho y agradece los cuatro años de trabajo… dedicados a que yo me pierda el acceso a la fuente directa de unos interesantes materiales sobre el colonialismo español en el África negra.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios