Etiquetas

··········Una película decepcionantemente tópica. En cuanto a ambientes: escasa iluminación, lluvia casi continua, la pobreza siempre asociada al mal. También en a elementos del guión, con algunos que ya huelen: la cajita de música (de siempre que hay una chica desaparecida), el poli que se arrebata cuando un acusado miente (como si no fuera una costumbre, además de un derecho), el “corre, pon la tele” (¡al menos aquí se pregunta en qué canal!), los chisporroteos de una bombilla después de que se haya ido la corriente eléctrica. E igualmente en la música.

··········En cierto sentido tambien en usar los sueños para intentar generar sustos y luego, ah no, que era sólo un sueño; aunque aquí tiene un mejor pasar porque aporta material al tema de la regresión. Que efectivamente, debió ser una moda, porque yo recuerdo de la prensa la cantidad de gente que surgía de pronto que, bajo hipnosis, descubría que había sido abusada; y luego dejó de suceder.

··········El conflicto ya no es claramente entre ciencia y religión como en aquella otra peli, sino que también hay una ‘mala ciencia’ frente al sentido común (claro que sin destacar que esas cosas pasan más fácilmente cuando la sanidad es privada y alguien se beneficia económicamente). Y aunque no muy elaborada, al menos hay la crítica a la paranoia que se desata (desde Salem para acá) cuando a una sociedad se le escapa algo de su esquema y muchos reconocen ese algo que se fuga como presente en sí mismos.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios