Etiquetas

··········Aunque sea una mejora respecto a la deriva que llevaba en las últimas, tampoco ésta nueva peli de Allen me dice mucho. El planteamiento puede resultar interesante (los comentaristas hablan de Dostoievski, pero a mí me recuerda más a los “Extraños en un tren” de Highsmith) pero el desarrollo parece descuidado.

··········Nadie en el guión se ha quemado nada las cejas para plantear el comienzo del caso, con la conversación oída al azar en la cafetería (ni el amigo Fiodor ni la buena de Patricia lo habrían dejado así), sin que nadie se plantee por ejemplo oír la versión de la otra parte. Tampoco la súbita ñoñería de la muchacha, que pasa de una escena a otra de una radicalidad cultural a un ordenancismo de gente de orden, permitiéndose que una estudiante universitaria de filosofía diga “…soy incapaz de argumentarlo, pero está mal…”. A la postre, se hace lo que hay que hacer para mantener el tópico de Woody Allen de la jovencita guapa y tonta, incapaz de seguir la argumentación de ningún varón adulto (no te digo ya de un malditista snob).

··········No mucho más que decir, quizás el detalle simbólico de la linterna, que más que como nota de humor, funciona como el castigo a los momentos felices de la relación.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios