Etiquetas

Sección Zabaltegi

··········Por un desajuste de horas en este ir de sala en sala, me pierdo los diez primeros minutos. Cuando llego, el muchacho ha vuelto a casa, tras dos años de internamiento por haber matado a una chica de su pueblo en un “crimen pasional”. Cumplido el trámite penal, la vuelta al pueblo supone volver a convivir en el instituto con quienes fueron compañeros de él y de la asesinada. Verse con la madre en el supermercado, etc. Algo difícil de gestionar.

··········El cumplimiento de la pena, no garantiza el perdón social ni el individual de los más implicados. Pero por otra parte, el sentido de la pena es la retribución, la puesta a cero, la segunda oportunidad.

··········La peli lo plantea de una manera aún un poco más difícil: donde el chico vuelve es a una familia bastante fría; suecos rurales, sin ninguna mujer en la casa, abuelo, padre y hermano aún niño. Gente que no se habla si no es para dar o recibir instrucciones; no gestionan conflictos por la palabra o la negociación. Con el añadido de que, como adolescente, intenta conquistar espacio en un lugar de normas y costumbres muy rígidas. Callan, se miran, hasta que estallan, gritan, rompen cosas. Esto da una cierta antinaturalidad a la película.

··········De hecho, cuando las relaciones se tensan más y más (en lo que me parece una progresión bien contada, así como momentos “Perros de paja”), llega a haber una escena violenta entre el muchacho y la madre de su víctima. Ni aún en ese momento llegan a decirse nada salvo alguna frase práctica. En esas circunstancias, sin decir que lo quiere, sabemos que no va a obtener perdón; sin reproche verbal, sabemos que ella no va a perdonar. Sin la palabra, no hay vuelta atrás. Al final la peli resulta un alegato en favor de la pena de extrañamiento.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios