Etiquetas

,

Sección Horizontes latinos

··········Una peli en que casi todo el metraje narra las mismas veinticuatro horas. Tráfico de armas en la frontera entre Estados Unidos (¡ah, la venta libre!, trae estas cosas) y Méjico. Un joven recién entrado en este mundo, por vía familiar.

··········En el coloquio posterior, actor y director (Ripstein, hijo del más famoso Ripstein), lo llaman hiperrealismo: el tiempo de filmación recoge el tiempo real, así que hay que parar para orinar o hay que ponerse a fregar cada plato de una comida. El resultado es un ritmo lento, donde sucesos repentinos nos toman por sorpresa.

··········La historia se apoya en el contraste entre la personalidad sensible y asustadiza del muchacho y sus ganas de agradar a la organización. Incluso hay algunos rasgos de homosexualidad no asumida; el director nos hace ver que el momento en el que el muchacho dispara, le acaban de llamar “puto” (marica).

··········Un chico que ha quedado a medio camino entre ser “uno de los nuestros” y quedarse excluido de ese mundo vagamente protector. Un chico al que no aprecian los suyos, y a quien no agradece nada aquel poli yanqui a quien salva la vida.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios