Etiquetas

··········Dentro del cine de miedo, y del subgénero de lo que ves es lo que filman los personajes, una muy bien lograda película, que soluciona los muchos problemas narrativos que ese subgénero tiene. Para mí sólo hay una toma que no cumpla la regla (una visión final de la casa desde una ambulancia), y unos pocos minutos en que la filmación es ineviatblemente algo forzada (aquello de que no se te suelte la cámara de la mano mientras te persiguen a muerte), pero aún esto fun ciona por los desencuadres continuos.

··········El resto del tiempo, muy ingeniosamente resuelto, con un operador de cámara B o el uso de la cámara del ordenador y skype para aumentar las posibilidades.

··········Pero no es solamente una cuestión técnica. También argumentalmente se salva lo relativamente forzado de la idea del documental con el propósito sanador y no periodístico del mismo, que enlaza con la sustancia de la película, de relaciones familiares, de vínculos rotos y de gestión de la culpa, del acto del perdón como una liberación. Es importante no saber mucho de la historia previamente.

··········También le encuentro interés a que, siendo una película que juega a producir miedo con aquello que es la verdadera fuente del pavor, la locura, no lo hace dividiendo el mundo entre cuerdos y locos. La idea de que ambos atribulados muchachos estén afectados de trastornos más o menos patológico me parece muy oportuna en ese sentido. Aunque el terror que se cuenta es a la insania mental, cuando ha de expresarse en amenazas físicas también está bien filmado, o al menos yo me encojo.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios