Etiquetas

··········Una película bien triste, aunque lo disimula bien. Una peli en que la angustia es como un gato, que no se ve siempre, pero que siempre puede pasar que se vea, y que ya va a ser un compañero para siempre.

··········Buenos detalles en la filmación. La visión matutina de manos y pies, como consciencia diaria del envejecimiento. La cámara a veces en escorzo, en posiciones extrañas dentro de la casa, como si fuera un documental entomológico, sobre extraños insectos. La filmación en documental del borracho del pueblo, muy probablemente no interpretado. El toque humorístico de la cercanía de lo más moderno: base de lanzamientos espaciales.

··········Un sentimiento de tristeza general, continuo, pero sin lloriqueos, la falta de un futuro diferente a seguir cayendo. El fracaso de cualquier intento de flirteo. La presencia de un niño, como excepción y como prueba de lo que podría aún dar de sí la vida, pero cuya estancia no es sino provisional, gente que ha tenido que refugiarse en la isla, pero que viene de y vuelve a la vida de fuera.

··········Y el héroe, el que mantiene las relaciones con el exterior, el cartero que trae las pensiones y la prensa, y el pan y medicinas. Pero a quien el simple robo del motor de su lancha le convierte en un pecio más, en una especie de prejubilación.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios