Etiquetas

··········Los viernes son día de ir al cine sabiendo poco de la peli: algún trailer, el par de frases escogido por la distribuidora para captar mercado… Pues ésta es de esas veces que uno patina, o ha sido bien engañado, y el resultado es que se enoja con la peli.

··········De todos modos, la peli me da sobre todo una sensación de tontería. Pretender dar un mensaje simbólico (de una simplicidad disneyana), mezclándolo en una historia tal que le hace perder el factor de representatividad del tema, que es lo que le ha de aportar el mito.

··········Está filmada en plan Walt Disney (hay escenas que son de “La dama y el vagabundo”, con antropoformización de las gestualizaciones de los perros incluida. La música igual, subrayados en plan Disney, ahora toca aventura, ahora suspense. Y para llegar a un clímax en que de pronto se pretende pasar de la nadería al simbolismo. Que, si cuajara. ¡vaya conservadurismo!: cuando las masas se rebelan y exigen justicia, sólo hay que calmarlas con alguna cara nueva y un poco de música (fútbol, vamos).

··········Además es torpe. Falla en la explicación del contexto legal del problema de los perros, que queda dicho en media frase, en una conversación en que una de las partes no quiere hablar del tema, y en la que al espectador se le ha dado una entradilla emotiva (amor niño-perro), que no está cuestionada por la ley, sino por un pariente.

··········La cámara es histérica, infantil a veces, como un niño con una cámara de vídeo nueva, sin saber estabilizar una imagen o moverse con sentido de un cuadro a otro.

··········Funciona bien, al principio de la peli, la historia adolescente de la chavala, reflejando bien la mezcla de sumisión a la norma y criño familiares con la independencia de criterio y acción , pero se desbarata pronto, con tontadas como meter en una discoteca nocturna a una chiquilla de doce años o acabar con el conflicto derivado de esa noche gracias a una simple lagrimita de nuestra heroína.

··········Enlaces a en imdb y en fa.

Anuncios