Etiquetas

, ,

··········Una peli tranquila, con una historia original, y un atrevido planteamiento de guión, en el que marca el tiempo la construcción de una chabola y la posterior siembra, crecimiento apresurada cosecha del maíz sembrado. Un prólogo avisa de la circunstancia: las aguas de un poderoso río traen abundante tierra muy fértil, que llega a formar islas que se desharán con el cambio de estación, islas que son aprovechadas para un rápido cultivo. Pero esta historia se sitúa en una frontera que fue bélica y que sigue siendo conflictiva (muchos países no reconocen a Abjasia sino como parte de Georgia), y todos los personajes que veremos más allá del campesino y su nieta son militares armados. Esto (y un final que enlaca con el principio como un ciclo estacional) le da un enfoque metafórico a la historia.

··········En esa visión simbólica hay cosas que me parecen interesantes, como la tensión dialéctica entre la naturaleza, que pone las normas al hombre, y éste, que las retuerce e interpreta a su manera. Ganar gana quien gana, pero nada es gratis. También me interesa el concepto de la ley de la hospitalidad, que obliga al campesino a proteger, cuidar, alimentar a quien ha llegado a su puerta cuando es alguien con quien ni siquiera comparte un idioma común (en un momento dado de la peli, una persona usa el ruso como una suerte de esperanto entre abjasos y georgianos… sin éxito). Igualmente, la relativización del concepto de frontera (¿en qué país queda una isla que en cada año se puede formar con unas dimensiones y distancias distintas, si en río en que nace y muere es una frontera política?).

··········Pero la metaforización de la historia también supone una especie de vaciado de los personajes, una depuración que les hace algo hueros. En la muchacha hay una pequeña historia de crecimiento, un despertar del impulso de irse, de romper los límites del ciclo, pero la peli se queda mucho más en su simbología. Por lo demás, un paisaje potente y hermoso, filmado sin exageraciones ni manierismos, más allá de una luna extradimensionada, y una bonita toma, la usada para uno de los carteles de la peli, con un encuadre muy bien medido y significativo, en que los dos miembros de la familia están encuadrados por la sombra, que siemrpe representa bien la tradición, porque es algo visible pero no tangible. Una peli muy de festival de cine.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios