Etiquetas

··········Ésta es de esas ocasiones en que al ver una peli uno nota que los autores han exprimido las posibilidades del cine. Tanto visualmente como en el tratamiento de la banda sonora, me parece una peli interesantísima. En ambos factores, el efecto que se consigue es de una cercanía a los protagonistas de cada momento muy intensa, pero no es mediante los trucos que pudieran parecer más obvios (ver lo que él ve, oír lo que él oye), sino, por el contrario, mediante la comprensión de cómo funcionan el cine y el cerebro y la capacidad de encuadrar y mover la cámara para dar no la visión del personaje, sino su sensación, no la audición de él, sino lo que llame a nuestro cerebro a ponernos en la situación de la del personaje. Os pongo un par de ejemplos que, así escritos, suenan banales, pero que son una muestra de algo que la peli hace continuamente: al mostrarnos la ansiedad respiratoria de un ataque de pánico, lo que vemos es una inopinada lluvida de plumones dentro de un auto, llenando todo, prendiéndose en todo; el otro: cada vez que el muchacho hace una foto con su cámara (aparentemente una compacta de 35 mm), lo que oímos es el motor de arrastre de la foto positivada… de una polaroid. En fin, un despliegue de ingenio en la manera de contar.

··········Pese a que, aun pudiéndolo, no lo cambiaría, sí tengo que decir que el tratamiento del sonido hace que un hispanoparlante como yo, no mexicano, pierda no pocos diálogos; no ya –aunque también, claro- por las especificidades del habla en los Estados, sino por problemas de solapamiento de sonidos que, cuando estás en casa, en tu habla propia, no llegan a taparte el diálogo, pero que en casa ajena…

··········Por otra parte, y sólo aparentemente, la historia podría parecer local. Es un momento concreto (una huelga famosa y larga de los estudiantes de la UAM, con opcupación de facultades), son unos personajes con unas referencias culturales muy especificas. Sin embargo, me parece que la historia tiene mucho de universal. No siendo propiamente una bildungsroman sino una road movie, tiene algunos elementos de ésta para uno de los personajes: la búsqueda de la corporeización del mito que ha formado parte de la individualización de un muchacho (y que a la vez le relaciona con el padre muerto). Pero, los cuatro en automóvil, por las calles y vías de circunvalación de México DF, recuerdan casi más al día del Leopold Bloom de Joyce; bno se sale de la ciudad, todo el universo está en la ciudad.

··········Y además, un tono levemente humorístico que elimina lo que podría ser el barniz trágico de la narración de un spleen. En fin, a mí me parece una peli más que apreciable, aunque reconozco que no se la recomendaría a muchos conocidos; requiere abrirse de orejas ampliamente.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios