Etiquetas

··········Muy interesante esta historia de crecimiento. Si una de las facetas en este tipo de narraciones suele ser el inicio de la actividad sexual con otros, con todo lo que conlleva, aquí el acercamiento físico aparece bloqueado durante un buen rato, poniendo de manifiesto que hay una concepción del mundo, del bien y del mal y de las relaciones que, en la cabeza de uno de los personajes, constituye una genuina cadena social. Aparentemente, en los términos habituales (aunque con los roles cambiados) de la confusión entre el amor, el romanticismo y el deseo, pero yo diría que con algo más de enjundia.

··········Porque en el contexto hay dos historias de carencia muy diferentes: la de quien pierde a un ser querido en manos de la muerte y la quien ha perdido el amor en el núcleo familiar. Una tan bien gestionada como se puede, la otra tan mal gestionada como se suele.

··········La peli usa bien lo visual, no sólo el paisaje potente de mar y tierra, también elementos narrativos como sendos baños en el mar, el primero con ropa de instituto, el segundo con desnudez, como muestra del proceso de liberación de esas cadenas sutiles. El tifón que aisla, el árbol centenario que es el eje vital de una casa. También algunos diálogos o movimientos en escena me parecen muy apropiados: el diálogo entre chico y chica sobre el miedo al mar, ¿por qué?, porque está vivo, nunca se sabe lo que hay, pues yo estoy viva. O la muchacha apoyando su pecho sobre él que, contra lo que la frase parece decir, es un sobrepeso y un desequilibrio para quien se halla sobre una bicicleta.

··········Apenas me molesta un poco cierta irregularidad en el ritmo, que en el último cuarto de hora pasa por tres momentos catárticos, que en realidad no han resuelto la trama ni roto los nudos.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios