Etiquetas

, ,

··········Realmente, yo no comprendo demasiado bien a Pier paolo Pasolini, especialmente en sus ensayos. Tengo a menudo la sensación de que no elaboraba/ensayaba para el hombre común, sino que sus explicaciones suelen estar siempre inmersas en un juego de referencias a la intelligentsia italiana de su época, referencias que ni en ediciones anotadas soy muy capaz de seguir.

··········Dicho lo cual como salvedad, por si acaso lo que sigue se debe a esa torpeza mía, esta peli me decepciona de la peor manera: en vez de entenderle un poco más, tengo la desagradable sensación de haber visto un pastiche, unos trozos de frases, más o menos epatantes, cosidas unas a otras de forma descontextualizada, y que no me permiten ver de verdad a la persona a través de un personaje tan atado a la enunciación de esos textos.

··········Y entonces, la presentación de su sexualidad se me aparece también de la peor manera posible, como algo que forma parte de su lado oscuro, vergonzante, cuando no me parece que PPP dejara de ser un pensador y, digamos, un revolucionario cultural, en su forma de vivir e interpretar el sexo. Naturalmente, éste se sustenta en el deseo y no en otra cosa; a lo que me refiero es a mostrarlo como las heces que necesariamente soltamos.

··········Supongo que es una de las posibles lecturas de la parábola de los que buscan el paraíso, sin llegar a ningún lado, pero que a fuerza de buscarlo se alejan tanto que por fin ven globalmente, y comprenden, a la Tierra. Pues de esa manera el sexo, como forma de entender a las personas.

··········Tampoco las formas de la peli me despiertan mucho interés. Esa cámara paseándose por las fiestas, esos personajes girando en torno… A ratos parece una peli hecha sólo porque alguien se ha dado cuenta del parecido entre actor y personaje real a rememorar.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios