Etiquetas

,

··········En primer lugar, por uno de esos extraños pinzamientos mentales (y por aquello de que la incesante roedura de la edad socava antes la memoria reciente que la muy pasada), me sucedía mientras veía la peli que recordaba algunas de los primeros años post la transición, como “Las truchas” o “Reina zanahoria”, que luego me parecieron en cierto sentido herederas de un cierto cine pop británico (como “O lucky man”) o quizás también “El guateque”. Aparte de lo que haya de personal, lo traigo a colación porque me parecen películas con una especie de impulso interno que excede su género (y que no tiene que ver con que sean o no buenas pelis).

··········Es inevitable decir que la peli es muy irregular en el guion. Principalmente, en la coordinación entre las historias (no ya las analepsis, aunque tampoco me parece que funcionen todas bien) y en el ritmo de éstas, incluso cuando los protagonistas se separan y hay que seguir lashistorias por separado; todo da una sensación de confuso desorden. Pero…, lo que decía antes, es como si hubiera un hilo poco ortodoxo, muy libre, como si hubiera una opción de asumir que la peli pierda comercialidad pero responde menos a una fórmula.

··········Lo mismo me pasa con el, digamos, modelo Torrente: el hacer aparecer en la peli a lo más granado de los actores maduros españoles, en papeles a menudo muy cortos, le da un tono de cameo cutre, de “ven a ver la peli porque sale tal, y también cual, y el de más allá”. Pero…, en cierto sentido hay también un punto de compromiso, de implicación de una generación de actores (como en aquella “Hay motivo”) con el muy peculiar proyecto de Lacuesta.

··········Y es que es ciertamente peculiar. Aparentemente es una comedia gamberra con un poco de gore, a la manera de “Acción mutante”. Sólo aparentemente, si la juzgáramos así resultaría bastante mala, porque como comedia no es ninguna maravilla: los diálogos no son repetidos, pero ni mucho menos brillantes, el sentido del tiempo carece de la eficacia que se espera de una comedia, los gags no abundan y a veces se cruzan con momentos líricos. Pero…, yo prefiero verla como la expresión de una rabia, y de una rabia colectiva, como un aviso de lo cerca que estamos en convertirnos en lo que ellos llaman terroristas, con la violencia que se deriva de la riqueza incluso cuando no se ostenta.

··········Aunque la peli es de quien es, los momentos de potencia visual no son muchos, más bien da la sensación de poco planificada. No obstante, hay hallazgos argumentales como el uso del concepto del manicomio, que también da lugar a algunos de los mejores momentos de diáloos corales. Y a una divertida explicación climatológica de porqué el 15-M no llegó a cambiar gran cosa.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios