Etiquetas

, , , , ,

··········Dice la publicidad de esta película que es “un canto a la libertad y a la resistencia”. Puro oportunismo bienpensante: es mas bien una triste narración sobre la religion como perdida de la libertad y la sumisión como perdida de la dignidad. Aquí no hay resistencia ni lucha heroica, sino un plegarse.

··········Hay algo en ella que no estoy seguro de que sea un defecto, bien podría ser que sea un trasunto de otra manera de contar las historias, mas episódica y más oral. Pero para mí a menudo parece una sucesión de estampas, en las que se va formando la historia principal, pero el desorden hace que se trastoque la intensidad dramática. No me quedan clara las elecciones sobre qué contar y de qué hacer elipsis. Un ejemplo, cuatro jóvenes de los dos sexos estan juntos violando dos grandes prohibiciones (la musica y permanecer juntos en la misma habitación sin que haya una relación familiar); pues bien, con cierto detalle y dramatismo se nos cuenta el juicio de dos de ellos, que concluye en 40 latigazos, y varias escenas (de otras subtramas) después, vemos rentinamente lapidar hasta la muerte a los otros dos. Pero ya digo, puede que sea mi mirada, comunmente centrada en los procesos, las imputaciones, las culpabilidades.

··········De todos modos, tiene dos grandes virtudes que para mí compensan sobradamente esas extrañezas que me produce el guión: hay una armonía, una belleza en la mirada que ni es preciosista ni puede ser casual; no se trata de contraluces, escorzos o juegos visuales (alguno hay en el río, pero escasos), sino de cierto equilibrio, cierta manera de relacionar paisajes, animales y hombres, cierta luz aprovechando colores que, aun viejos y desgastados, se nos aparecen vigorosos y vibrantes.

··········La otra virtud es que es un buen documento etnográfico . No sólo en lo que muestra de la confluencia en esa ciudad de bambaras y tamazighs, con la llegada de los islamistas árabes procedentes de la desaparicion de Libia (una de esas barbaridades del imperio que mi país ha contribuido a pagar, una de esas guerras en que participamos entre la indiferencia general), y la confluencia de los idiomas. Hay una divertida petición de mano, cuatro personas y tres idiomas, uno de ellos, el inglés, totalmente fuera de lugar (en el sentido literal). Tambien la diversa manera de hablarse, de mirarse,de tratarse, entre unos y otros en cada una de las tres culturas.

··········Y bueno, algo personal: revivir mi lectura infantil (que tanto hizo por mi afición a la lectura… y a los mapas) de Mid-e-mid ag Agasum y Tiu’elen.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios