Etiquetas

··········En realidad, aunque divertida, inteligentemente planteada y con historias bien desarrolladas (quizás excepto la boda final, alargada, excesiva, un poco demasiado loca), quizás peca un poco de falta de unidad. Cierto que en todas las historias hay violencia (aunque en la última se trate más de una “situación violenta”), pero todas son bien diferentes.

··········La línea que se usa para la promoción de la película (¿qué pasaría si un dia dejáramos de callarnos y estalláramos?), estando presente en muchas de las historias (no en todas, no en la del atropello), lo está cada vez de una manera diferente. La violencia vengativa de Pasternak (¡!) se ha generado más por aucmulación que por la gravedad de los daños; la violencia en sacrificio de la cocinera es vicaria y parte de una situación de vaciedad anímica en la que no hay mucho que perder; la del accidente de tráfico (bien colocada en el centro de la peli, porque es la historia dura de ver) es una violencia mutua y no del agredido contra el agresor; la del coche aparcado sí es una violencia contra un poder burdo (pero, habiendo estado años en atención al público, ¡qué envidia de esos empleados, educados, respetuosos!, inimaginables en una historia así en España) y tiene el reverso de la generación de una solidaridad inútil; la historia de la sustitución del conductor del coche es una historia de clase, de explotación social, del capitalismo como un sistema que puede valorarlo todo y convertirlo en cifras de dinero concreto; y la boda, ya dije, es más el planteamiento de una situación violenta, en el sentido de incómoda, que de una agresión.

··········No veo nada malo que decir de la peli. Quizás el ritmo en la historia final, por su alargamiento. Pero por lo demás, divertida, bien hecha, con esos magníficos secundarios habituales en el cine argentino (y ese delicioso castellano, tan lleno de comparaciones perfectas).

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios