Etiquetas

··········Vistos los antecedentes (1, 2, 3, 4), esta secuela resulta extrañamente incompetente en algo que se venía haciendo muy bien: compatibilizar la acción con la comprensión espacial de los hechos (el espacio contribuye mucho a fijar la acción y a convertirla en un miedo que dure más allá de la película –ejemplo sería el pasillo de la casa de la vieja del REC original-). Aquí no se llega a conocer bien los espacios complejos del barco (quizás un poco disculpable en una peli corta), pero sobre todo muchas de las peleas se convierten en un conjunto de bultos golpeándose.

··········La idea básica, el parásito, me parece muy buena en sí y para enlazar con las anteriores de la saga, e igualmente encontrar un escenario con el mismo aislamiento que la primera. Pero en cuanto empiezan a presentarnos los personajes, todo se cae: un GEO que es a la vez médico especialista (sin cumplir los cuarenta, además), patético de ideas y diálogos, un genuino trasunto de Steven Seagal. No son los suyos los únicos diálogos malos. Los personajes están en un estado de histeria previo a los hechos que deberían desencadenarla (los militares y la comida, la prota enterándose de que un motor no funciona,…). Y aparece, sí, todavía, la arquetípica escena con el “separémonos”, para que puedan ir cayendo con comodidad, de todas las malas películas de terror.

··········Una pena, porque hay una frase en la peli (“yo soy de Móstoles y allí hacemos las cosas como nos sale de los cojones” –hay que oírla en el contexto-) que es un simpático trasunto del “yo soy satánico y de Carabanchel”. O es otro cortocircuito mío. En fin, otra saga que probablemente abandonaré.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios