Etiquetas

··········Con la magia del título se amaga, pero no se llega a golpear. Al contrario, la manera de contar es absolutamente escueta, austera, como no dejando espacio a lo maravilloso.

··········La trama enreda vidas, pero sin demasiadas complicaciones argumentales. Pocos elementos, bien trabados. Simplemente lo que suele estar en la base de tantas narraciones: las casualidades que unen personas e historias hacen que una historia merezca ser contada.

··········Aunque resulta sugerente abriendo temas, al final se queda en un enfoque de bondades y maldades, y las consecuencias de los actos cometidos bajo uno u otro principio. Los celos como el impulso verdaderamente intenso en Sacristán, la enferma recurriendo al sicariado, el padre que prefiere comprar ilusión a compartir tiempo con la muerte, el marido dominador que a la vez abandona. En fin, la madame de burdel resulta ser el único personaje decente.

··········Yo, en fin, no acabo de entrar del todo en la peli. Pero es de esas veces en que lo lamento, porque algo en ella me atrae, y no es solo la elegancia y austeridad visual. No caigamos en la facilidad de achacar esa frustración al hecho de que aparezcan agradecimientos en los títulos de crédito al conseguidor Alejandro Agag.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios