Etiquetas

,

··········Una peli muy personal, muy de (¿y para?) su autor. El que parece el tema principal, aun encuadrable en la duda sobre si se aman, se concreta en el intento de “mirar para amar” (filmar) que no es precisamente un sentimiento ni un tema general. Y es un poco osado interpretar así las ecografías que tienen un obvio origen médico en el doble sentido económico y preventivo. Más sugerente es la historia darwiniana del mosquito sin alas y la orquídea engañadora; y aquella anécdota de Bach.

··········En conjunto, la peli no me gusta. Salvo las tomas selváticas por su hermosura y porque me parecen tavelines bien hechos, pero la manera de mirar del resto de la peli me fastidia: esa cámara mostrando algún extremo del cuerpo o del gesto, desencuadrando, desenfocando a veces, y con el temblorcillo habitual, para los otros dos bloques de escenas. El primero de ellos que podría tener interés (el de la abuela lesbiana con una mujer topo escondida en casa durante el franquismo) aunque queda bastante suelto; y el segundo del embarazo, con imágenes explícitas de la fecundación, bueno, de la extracción del semen, estrías, roturas de aguas, parto… La luz magnífica, eso sí.

··········El director no sabe si está enamorado de su chica pero nosotros, vaya, yo, no lo estoy. Quizás el problema está en mí, que cada vez tengo menos paciencia con el ombliguismo.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios