Etiquetas

, ,

··········Una historia extraña, porque ha de mezclar forzadamente dos procesos criminales. No es que la estructura que los comunica sea mas o menos endeble, es que se abandona una historia dejándolo todo suelto (quién es ese niño, quiénes son los filmados en el disco duro, …), para pasarse a otra donde además se abandona bastante el contexto de investiagación policial para pasar a una aventura, también en thriller, con sus armas, sus persecuciones, sus etc., pero en términos personales y familiares.

··········No me gusta la factura, por mas correcta que pueda ser. Me molesta esa obsesión por moverse en ámbitos lujosos (que se corresponde con el cine de bastantes décadas atrás), que actores como Juan Diego Botto se hayan pasado a la mirada lateral de los jovencitos yanquis, las tomas publicitarias (hasta del Betis, válgame Dios). También ese tipo de tonterías pequeñas que siempre me acaban distrayendo (una pareja que esta sola en una casa y donde ella dice “subamos arriba que estaremos mas trranquilos”, sólo porque ésa es del tipo de frases que tienen que salir con motivo o sin él en un guion); o, en dos escenas seguidas comentar que una mujer marroquí es peligrosísima para a continuación decir –el mismo personaje sin cambios en la acción- que ella no puede hacer nada.

··········No solo muchos diálogos son los repetidos de siempre, ahora también copiamos la manera de coger las linternas en las pelis yanquis, con la muñeca forzada, pero en fin, eso son chorradas comparadas con la inconsistencia de los personajes. Hay una escena entre escultora y policía que yo nunca he visto una ciclotimia de ciclo tan corto; hay una madre histérica porque le han quitado a su hijo que tan pronto comete todo tipo de errores por el impulso de tirarse hacia donde pueda estar él, como que se queda quieta y encandilada en besarse con su chico (en plena escena de acción) mientras su hijo yace cerca, no se sabe si vivo o muerto; hay personajes como la policía de la que se amagan cosas que luego no se cuentan ni tienen relación con la historia; hay una sala policial hipermoderna donde cuando enciendes la luz se encienden dos paneles inmensos con planos de Sevilla, que se mueven autónomamente buscando cosas, hacen zooms, … para nadie; hay agentes del CNI que muestran su placa o charlan de sus operaciones en medio de los pasillos de una comisaria o un hotel…. Personalmente, ni siquiera me parece entretenida.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios