Etiquetas

, ,

··········Una peli sorprendente, llena de elementos atractivos, cuyo único defecto, para este superficial espectador que suscribe, es que no me entero de nada. No creo ser un obseso de la comprensibilidad: me gusta que me zarandeen en el cine, o que me inoculen sustancias en vena diferente a mis entendederas. Es cierto que tiendo a buscar simbolismos y segundas lecturas, casi como un pasatiempo, pero puedo prescindir de ello. El problema aquí es que la historia es lo bastante rara, pero tan ordenada, con una trama tan concreta (el contratar a los 3, la máquina, la vigilancia, …) como para dar por hecho que se quiere decir algo pero ¡ay!, yo no lo alcanzo. Pero eso es lo único malo: por lo demás:

··········Ya la localización es bien hermosa, tanto la desolada naturaleza turolense como las construcciones (si fueran de efectos especiales, habría que haberlas hecho justo así). La luz grisácea, desolada, vieja. La dirección artísitica, el atrezo.

··········Un continuo fondo humorístico que no se apoya en diálogos o en gags, sino en la capacidad para hacernos pasar de una sorpresa a otra. Vista en grupo, en cine de verano, tiene que ser un no parar. Viéndola –como me ha pasado hoy- yo solo en una sala pequeña, es una sonrisa frecuente (con, ya dije, el estupor por debajo). La manera de plantear la trama (la historia previa en off, la llegada de los enanos, la presentación de matemático y guarda). El uso de los animales (con los papeles cambiados, da más miedo el conejo que el zorro). La libertad idiomática: cada cuál habla en su idioma (o en el que procede, si haikus, japonés) y todo el mundo se entiende.

··········Bueno, en fin, que allá vosotros. Ya sabéis que yo veo de todo. Luego no digáis quesital y quesicual.

••••••••••Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios