Etiquetas

··········Curioso cine negro, que lo es apenas en algunos factores, las formas especialmente y una suerte de amor loco, pero prescinde de otros: lo social, la investigación, los problemas morales (bueno, no exageremos, algo de eso hay, pero poco). Yo no diría que la peli es un fiasco, porque la salva el ambiente, pero resulta difícil de seguir .

··········Y no se trata de que el guión sea especialmente complejo, o de que el enredo intente despistarnos; es más bien un desinterés en todo lo que sería un proceso de investigación policial: hay personajes cuya funcionalidad se desconoce (los dos modernos de la peluquería), escenas enteras que no se siguen con la historia (los polis y la puta de carretera) y secuencias cruciales en la investigación (nuestro expoli subiendo una escalera) que son abruptamente cortadas. A cambio, se nos regalan escenas que uno no sabe si pretenden un toque surrealista o simbólico (como los fuegos artificales del final) o si se corresponden con alguna cuestión cultural que se me escapa. Pero es que además, más allá de un escena-a-escena, yo no soy capaz de hilar las supuestas dos investigaciones paralelas y convergentes, no entiendo por qué de pronto aparece la cuestión del patinaje.

··········A cambio, no se puede negar que la peli tiene un tono. Y es un tono peculiar, de un frío desolador, donde las relaciones humanas se parecen a las estufillas que vemos en cada habitación: omnipresentes e insuficientes. El uso de la noche, el hielo, la sensación de continua aguanieve me parece muy lograda. Y lo del enamoramiento, digamos, bueno, tiene su aquél que funcione como manera de salir de un estado de alcoholismo depresivo; y yo diría que conlleva la sinceridad de que es una relación más regida por el deseo (¡con ese frío!) que con un verdadero enamoramiento, porque el uso de la relación para resolver los crímenes es un tanto despiadado.

··········También me parece atractivo un cierto estilo David Lynch, en unas ciertas sorpresas en lo cotidiano (¡esa empresaria de la noche en su bañera!). Un par de momentos en que pasamos a cámara subjetiva precisamente cuando no se trata de sujetos (un muerto, una moto). Y, desde luego, el concepto de ser pareja de un muerto viviente; no me extraña que se le quede esa cara.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios