Etiquetas

, ,

Sección Horizontes latinos

··········Película típica de festival, que yo diría que no tiene mucho futuro comercial, sin un nuevo montaje más ligerito. Largas escenas de caras y paisajes, que se suponen hermoso, y algunos lo son (muy bella la última escena), pero que tienden a alargarse sin motivo aparente, a veces parece que la duración exacta de la pieza musical que suene.

··········Lo que yo no veo es personajes que se expliquen, que permitan empatizar. En el coloquio, el director dice que una de las motivaciones de la película era la imagen en su cabeza de un socorrista de playa, mirando el horizonte, pensando en los países de más allá del océano y deseando ir. Pero nada de eso se dice ni se deja ver en la película, así que el viaje a Alemania del socorrista brasileño aparece como un acto motivado sólo por el deseo sexual hacia otro personaje.

··········Luego veremos algún altibajo en la relación, pero meros fogonazos. Nos enteramos de que han pasado ocho años y no sabemos por qué sigue en Alemania y por qué ha decidido perder el contacto con su familia. Así que todo queda muy misterioso y podría ser sugerente, pero al final nada es coherente con los personajes, y hay que tirar de una voz en off que lee una carta futura, o de lo deducible de los títulos de los capítulos en que está dividida la peli.

··········En fin, el mar, bonito. Muchas otras escenas alargadas sin que lo visto en ellas (puertos, calles, discotecas, …) a mí me diga nada. Los personajes se limitan a estar en ellas. O follan, eso sí, la primera vez al cuarto de hora de comunicar a una persona el fallecimiento de su novio, el informador y el informado están dándose caña en un coche. A la peli le ha dado ayer un premio una sociedad gay local, por “sus valores”.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios