Etiquetas

, ,

··········Una peli entretenida y olvidable fácilmente. Vistosa desde el punto de vista de la producción, un alarde de dinero que tampoco se convierte en algo ni artístico ni, desde el punto de vista de la acción en una maravilla. Pero es muy visible. Tiene ese punto de peli turística (Gibraltar, el Estrecho, Ketama) que se estropea un tanto cuando se fuerza a un personaje, gaditano, a explicarle a otro, gaditano, lo que es el peso de las porteadoras en la frontera de Ceuta.

··········Dos historias paralelas que van confluyendo. De ellas, me parece más interesante la de los chicos. La de los policías empieza con esos diálogos repetidos en mil pelis, que da galvana oírlos (hay hasta esos “¿estás bien?” de las pelis yanquis), aunque es cierto que luego mejoran, pero poco. La historia de los chicos está mejor hablada (aunque es cierto que una cierta gracia que da el acento ya hace la mitad, para quienes no somos de allí), y es al final la que aporta algo de sustancia a la peli: el conflicto entre amor y amistad y su resolución. Tampoco está muy elaborado, pero bueno, algo cuenta.

··········Hay además en ello una idea simpática en la que, en la elíptica narración en un momento dado de “esto siguió pasando muchas veces”, se usan dos personajes acumulando fajos de dinero, para hacernos ver ese transcurso, pero del tercer personaje se nos enseña un lento acercamiento de centímetros, que me parece sugerente. A cambio, hay algunas de esas tonterías de guion como que la policía le proponga a Tosar que dejen de investigar para salvar su vida, cuando a éste le siguien para matarle por lo que ha hecho, no por lo que vaya a hacer; ¿en que consiste dejarlo?, ponerle un fax al mafiosillo diciendo, oye, que ganas tú, lo dejamos. O la primera decapitación, que yo no entiendo muy bien si el contenedor no llevaba nada y era la primera vez que acertaban con él.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios