Etiquetas

··········Una peli superficial que sólo se deja ver sin mucha atención. Salvo un tema en el argumento que mencionaré luego, sólo algunos momentos de paisaje y la magnífica villa alegran la vista. Siendo una comedia, el humor debería sostener la atención, pero no me parece que tenga mucho; los personajes se diseñan para provocarlo, pero los diálogos sosos (no todos, pero la mayoría) no ayudan y los estereotipos, como el ex celoso, son tan excesivos que pronto dejan de tener cualquier gracia.

··········El desarrollo argumental está tan desesperadamente orientado a construir un final feliz que cierre cada conflicto, que resulta imposible creerse éstos. En esa aburrida sucesión de problemitas que la historia ha de arreglar enseguida, se cuela lo único que puede tener cierto interés, que es la prohibición de la sinceridad en las relaciones amistosas… superficiales. Cuando el protagonista juegue con ello, con decir lo que piensa sobre cada miembro del grupo (que, por otro lado, no es un grupo creíble de amigos, es difícil imaginarles un juvenil pasado común), la situación entra en quiebra, aunque inmediatamente los guionistas trabajan para restañar cualquier herida: si se renuncia a la verdad, todo puede seguir igual.

··········Por lo demás, ideológicamente deplorable. En todo lo referente a las relaciones, un conservadurismo más propio de película yanqui: qué es eso de que una mujer se separe y tenga amantes, no se puede permitir que eso salga bien. Pero, lo que es más sorprendente, al menos con la que está cayendo, es que uno de los personajes, sin el más mínimo reproche en el guión, sea un especulador inmobiliario, y la peli pretende que nos alegremos cuando (con relaciones políticas urbanísticas por medio consigue dar el pelotazo).

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios