Etiquetas

,

··········Ya en los títulos de crédito, en la ausencia de música, la peli muestra una austeridad, una especie de modestia, que yo creo que esconde la inteligente voluntad de conectar con el espectador donde se quiere, sin florituras, sin que nada sobre.

··········Una historia en la Palestina ocupada, con represión, atentados, torturas, infiltración, chantaje, traiciones… Con un guion muy medido, para que como espectadores no tengamos más –ni menos- dudas que los personajes, y lleguemos a la verdad, o a lo que queda de ella, al mismo paso que ellos.

··········Haciendo el esfuerzo, que tampoco hay por qué y menos ahora, de salirse del tiempo y lugar en que sucede, es también una buena historia sobre la construcción de las mentiras, los mecanismos por los que erguimos éstas haciéndolas sobreponerse a la amistad, al amor, a la responsabilidad hacia la propia sociedad. Contado no como un juego de inteligencia, sino como una experiencia dolorosa.

··········También la constatación de dos hechos que a veces parece que se olvidan de enseñar en las academias de policía: la tortura no sirve para saber la verdad, sino para que te digan lo que quieres oír; y si alguien cede a tu chantaje eso no le pone de tu parte, sólo demuestra que cederá al de otros.

··········Para los que lo vemos desde una cultura personal laica, siempre decepciona y duele ver el peso del concepto social del honor como algo que reside en las vaginas de tus parientes.

··········Todo ello magníficamente filmado en la acción (persecuciones de callejón) y aún más en la interpretación de las escenas sentimentales. Es cierto que la pareja proptagonista es especialmente bella (no sé si ortodoxamente, sí en el atractivo), pero la capacidad de transmitir va más allá de eso: el amor, el punto del deseo, la confianza

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios