Etiquetas

··········De lo que se puede saber de la peli antes de verla, uno piensa que será una suma de nostalgia y música. Pero no: la música deseada debía ser muy cara, porque casi todo lo que suena son piezas compuestas… por el director de la peli. ¿Nostalgia? Es difícil la construcción de una nostalgia sin apenas pasado. Como niños o muchachos, los cuatro protagonistas aparecen unos minutos, más para hacer algunos chistes respecto a sus padres que para definir sus caracteres o, sobre todo, para crear un grupo que nos permita luego verles como adultos en forma nostálgica.

··········De hecho, fracasa tanto en ese aspecto que de pronto hay que traer a colación un vídeo VHS grabado diez años antes del momento narrativo, para poder generar una escena de tiempo común de los cuatro personajes. Encima es un vídeo imposible, en que se oyen conversaciones de pareja al fondo mientras se baja el volumen de lo que sucede en el punto de grabación.

··········¿Qué es entonces la peli? Una comedia de esas de parejas que digamos que entran en crisis a la vez. Cada uno, eso sí, pisado por un pesado pasado, o por un presente en que determinados proyectos de futuro están catalogados (no por la sociedad, por el guión) como inmadurez. Idas y venidas, ocasionales vínculos o toques con la pareja equivocada, etc.

··········Aunque sin mucho contenido, la peli es bastante visible. Quizás la facundia tópica argentina, que a algunos tanto nos gusta, aquí sea menos brillante que lo habitual, pero está presente. Algunos autores secundarios (la vendedora piramidal, Sbaraglia) aportan el humor que escasea en los papeles principales.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios