Etiquetas

··········Si va a haber muertos circulando entre los vivos, y no es una peli de zombies, qué mejor que esa visión mejicana de la relación con los muertos, festiva y de comunicación, y que el mundo del rock’n’roll, tonteando con los límites de las drogas y la carretera.

··········Una peli arriesgada que, con muertos moviéndose entre los vivos, juega al realismo, llevándolo un poco al borde. Me parece sugerente que la tensión, en lo emocional y en lo artístico, no venga de los recursos del cine fantástico o de terror, sino de los personajes, sus relaciones y conflictos. Eso no quita que la ambientación esté muy bien, intemporalmente bien, lo que importa es que es el futuro de lo que fue una época, así que todo tiene los colores de un pop avejentado, de lo que hace el tiempo con los colores vivos. Unos actores no intensificados (salvo Anaya, claro) para contar lo que cuentan, una música casi siempre diegética y que no subraya especialmente.

··········Es una historia de crecimiento, con algún momento tópico, pero bien contada: no sólo se trata de un desarrollo personal, sino que sucede en un medio y, si éste está bloqueado, la salida actúa en dos frentes posibles (o simultáneos): escapar fuera (la música, las afectividades externas) pero no es fácil, ella con agorafobia, el muerto que no sabe volver, el muchacho que no ha probado a volar; o resolver la familia, y para eso hace falta la sabiduría, y la consciencia de lo oculto, que da la edad.

··········Mientras la veía, me parecía que se desaprovechaban escenas o elementos de fuerte simbolismo (la falta de pies que exige apoyarse en las botas –el pasado-, ir echando la vida a la basura para poder morirse, alguna letra menos pop-movida y más potente, …) pero ahora pienso que esto le da a la peli un tono mesurado, que probablemente si se hubiera tirado hacia la intensidad emocional no habría resuelto bien y me habría gustado menos.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios