Etiquetas

,

··········Como en las otras dos películas del mismo director comentadas en esta bitácora, de nuevo en ésta uno de los temas principales es la culpabilidad. Aquí el guion juega a ir desvelando sucesivamente incomprensiones, malentendidos y la responsabilidad por acciones culposas que envenenan las relaciones. Sin embargo, personalmente me parece que en esta película se ha forzado demasiado la máquina de profundizar en espiral. De una manera ordenada, la culpa va apareciendo en los diversos personajes, conforme estos interactúan ante las culpas de los otros. Y esto, que tiene ingenio es, en primer lugar eso, más ingenioso que emocionante y, en segundo lugar un tanto inverosímil. Con la persona que veo la peli comentamos después que estábamos a la espera de cuándo le tocaba al niño ser culpable. Otro efecto de este esquema de juego de guión (“ahora te doy una vuelta más y pasamos al siguiente”) es que da una sensación de alargamiento (sin exagerar, no es una película pesada). Además, se juega también un poco con nostros haciéndonos creer cosas (como las paternidades del protagonista familiar) para luego ir mostrándonos nuestro error.

··········Con todo, y sin llegar al nivel de esas otras dos pelis, no deja de parecerme que tiene interés. Por una parte, aparece de nuevo la finura en hablar sobre las relaciones, usando detalles plenamente cinematográficos. Por ejemplo, en los primeros cinco minutos, con dos actos sutiles (tener que hablar a través de un cristal y entenderse perfectamente sin oírse; conducir a dos manos, teniendo uno que cambiar de marcha según la otra embraga) nos cuenta el nivel de conexión, de complicidad, de mucho en común de dos personas de quienes verbalmente se nos está contando su supuesta lejanía. O el uso de una avería doméstica de fontanería para turnar a los varones adultos en la solución de lor problemas de la casa: agua estancada. O mancharse y quedar marcado con la pintura con la que se intenta transformar la casa (o la familia) en otra nueva. Igualmente algo sobre el uso de los espacios (el cobertizo, dónde ha de dormir el niño).

··········Visualmente quizás menos interesante que lo esperable. Interpretada eficazmente (aunque a mí me parece algo excesiva la protagonista, admito que tengo la tendencia a sentirme molesto por los excesos chillones). Y con un juego curioso de pequeñas elipsis continuas, como si la historia se contara a pequeños golpes.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios