Etiquetas

,

··········Me da la sensación de que una cierta obsesión por el verismo, se carga la película como drama. Y no tento el verismo como realismo o naturalismo, sino la preocupación por recoger un habla concreta (una suerte de criollo caboverdiano hablado en el continente europeo y mezclado con el portugués de aquí, tiznado además del aergot propio de una germanía delincuente), una música propia y un entorno socio-económico de un barrio achabolado.

··········Todo eso lo hace bien (hasta donde yo puedo valorarlo, que es poco). Pero la historia no me parece que cuaje. En primer lugar, se diseña con un esquema trágico, en el que el protagonista está abocado a tener una mala noche, digamos, y se le adorna con elementos que pudieran un carácter un siesnoes mágico o espiritual (la iguana, el amigo felizmente orate, la iniciación en una droga concreta), que luego la historia no aprovecha. Probablemente porque el personaje en sí es inane y no logra transmitir gran cosa.

··········Algo que sí me parece que tiene interés (aunque en la peli probablemente sea tangencial o incluso no intencionado), es dar la vuelta a nuestra percepción de la banda de delincuentes en el cine, donde a menudo los guiones nos muestran alto grado de inteligencia, de capacidad de manipulación, de maniobra. Esta banda es mucho más real: todos tienen no ya un comprensiblemente bajo nivel cultural, sino una inteligencia y una capacidad de comunicación fuertemente deterioradas. Así, la trama no tiene una gran coherencia en lo que se refiere a las actuaciones de cada uno, jefes, traidores, sicarios…, pero uno se queda con la sensación de que probablemente está más cerca de la realidad de las bandas de pequeña delincuencia.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios