Etiquetas

··········Una semana ha durado en cartel en esta villa de varios millones de habitantes una peli como ésta, que sin ser un hallazgo tiene más vida e interés que casi todo lo que ofrecen las aterradas salas de cine, a las que ya les cuesta cualquier innovación que no venga con algunos premios detrás.

··········La historia es la de tres muchachos que serán balseros, saliendo por mar hacia Miami desde La Habana. Me parece que el embarque divide la peli en dos de muy distinto valor. En ambas la filmación me parece interesante, con un montaje vivaz pero sin histerias, con mucho movimiento, cercanías, agitación y velocidad propias de la edad. Pero en cuanto a la historia y el desarrollo de los personajes, lo que durante todas las horas en que se mueven en la ciudad me parece muy bien conseguido (dudas, saltos, amistades eternas y reproches intensos, sucesos que provocan reacciones que cambian una vida), en la balsa se intentan resolver las relaciones personales que sustentan la historia y, reconociendo que es mucho más difícil, no me resulta emocionante, y es como si los actores bajaran de calidad.

··········Cierto que la historia tiene algunos extremos un tanto forzados (¿por qué esquivaría la madre tratarse el SIDA en un hospital?, ¿cómo pueden ser gemelos dos hermanos con un grado de maduración tan diferente, siendo además la chica la más infantil?), y que se opta por una visión de Cuba (hoy día, no en el periodo especial) muy de lumpen, desesperación y miseria. Pero aún con esos mimbres tiene interés la manera de narrar el cruce en la adolescencia de las tensiones simultáneas de “resolver la vida” y la afectividad desatada (aquí no meramente hormonal, sino en uno de los casos bien trabada de deseo y amistad).

··········Cuando llegamos a la balsa y ha de resolverse el triángulo amoroso, será el ángulo rectángulo el que pierda, porque sus dos relaciones son incorrectas o sospechosas, y sobrevivirá la hipotenusa, que los que estamos viendo la peli sabemos que no tiene ningún futuro.

··········Como curiosidad, siendo una peli hablada en el castellano de Cuba, se ha proyectado con subtítulos. No es un acento especialmente difícil para los españoles, pero al tratarse de una peli juvenil, contiene mucha germanía, así que es una solución apropiada; no obstante, cuando te dan una muleta así, te pierdes el ir sintiendo cómo vas entrando en un habla concreta. En todo caso, la peli tiene como voz en off la de la protagonista, narrando desde tiempo después. El habla de ella ya es menos coloquial: el argot adolescente es un medio para el diálogo, más que para la narración. Me recordaba el inicio de la novela de Hinton que está detrás de “Rebeldes”; también allí Ponyboy Curtis tiene al contar un habla más ortodoxa.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios