Etiquetas

,

··········Hay elementos en el guión un poco arriesgados para garantizar el seguimiento del público. Aparte de una extraña elipsis que lleva a un cementerio pero con un cadáver inopinado, lo más grave es aquello que está en el inicio del planteamiento de la película: el concepto de una segunda esposa, muy admisible –al menos entre los adultos- en una familia de origen rural, pero a la vez prohibido en el país donde viven. Lo que no se entiende bien es quiénes lo saben y quién no; ¿lo sabe la segunda mujer al comprometerse?, ¿lo sabe el conjunto de familiares en Turquía?, ¿y los de Viena?; un chaval de diez años, pese a ser pariente directo, no lo sabe, pero nadie se molesta en avisarle que no puede contar la verdad de lo que ve. En fin, puede parecer menor, pero para mí desprovee a la peli de la parte social del conflicto, dejando sólo la personal y sobre todo la familiar.

··········Y obviamente, esto es lo que interesa contar. Y en eso me parece que hay una narración muy inteligente. Por un lado, la familia como institución es presentada en toda su ambivalencia: es la vez la olla donde se cuece lentamente una degradación moral, donde la estructura vale más que los sufrimientos de sus partes, pero a la vez no deja de ser un mecanismo de protección, ¿insuficiente?, ¿tardío?, sí, pero sólido y fiable allí hasta donde llega. No habrá, por ejemplo, ninguna caridad hacia el personaje que es maltratado por su marido, pero mientras que se mantenga el matrimonio: de pronto, éste queda suspendido y entonces la familia está ahí.

··········También cuenta bien, en una peli no larga, la evolución de las relaciones personales dentro del esquema familiar. Si cada quien actúa con los otros de conformidad con la posición que ocupan en la estructura, “el roce hace el cariño”, y la constancia en ciertas actitudes genera otro tipo de vínculos, que a la vez, y a largo plazo, modifica algunas cosas de la estructura familiar.

··········Y no menos apreciable es la simpatía que se nos hace sentir por el personaje probablemente más cruel. La madre, la primera esposa, verdadero sustento de la casa en lo material de los cuidados, pero también en las relaciones afectivas y en la preservación de la estructura, de las líneas de respeto no atravesables, es a la vez el paradigma de quien, en la defensa de lo suyo, puede dañar inclementemente a terceros. Es ella quien busca a una muchacha lo bastante sumisa, entregada, abnegada, como para asumir su papel; y el vivir en una sociedad diferente, con unos valores distintos que –sin exagerar- han ido impregnando a los jóvenes, no la hará cambiar un ápice. Por eso, la traición de quien de pronto decide ser libre no provoca sólo sentirse burlada sino que, sobre todo, contiene el reproche de que te has equivocado de persona. O de siglo.

··········Una peli muy hogareña, con buena parte del metraje dentro de una sola vivienda, donde el movimiento de la gente de una habitación a otra, la separación de espacios, etc., es también parte de la manera de contarnos a esa familia.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios