Etiquetas

··········Esta peli es anterior al código Hays, y se nota. Aparte de que no se castigue el abundante consumo de alcohol y la frivolidad de uno de los protagonistas, y de que se traten con ligereza, casi simpatía, las uniones afectivas rápidas y dirigidas al bienestar inmediato, en lo esencial de la trama, un triángulo amoroso, el esfuerzo narrativo está en contarlo sin culpabilizar, sin cargar demasiado la historia con una clasificación de buenos y malos.

··········De hecho, en los esquemas posteriores, aquél que ha violado la ley, en este caso la marital, debería redimirse con el sacrificio. Sin embargo, en esta película sucede al contrario: quien sufre el castigo divino y quien se sacrifica (como siempre, el que más ama) es el buen chico, que de acuerdo con la norma nada tiene que reprocharse. Por cierto, el sacrificio no acabo de entenderlo demasiado; la enunciación es sugerente: proteger un puente que peligra en una riada mediante el peso de un convoy ferroviario cargado de cemento, pero entonces, ¿por qué no detener el convoy sobre el puente? Minucias.

··········Aparte de esa mirada comprensiva sobre las tres personas incursas en el triángulo, creo que la peli es un buen ejemplo de las consecuencias negativas del amor propietario (el amor Disney que le llaman en #OccupyLove). El trío lleva una vida amable, relajada, divertida, feliz… en la medida que respeta que la hipotenusa tiene más valor que ambos catetos. Cuando el ángulo recto haga lo que tiene prohibido (un simple pico, no vayáis a pensar), su sumisión a la regla trigonométrica le agudiza, y pretende hacerse cabo de hipotenusa. La magnífica Mary Astor (qué frescura antidiva) no lo ve claro porque, por encima de las normas geométricas, ella no desea hacer daño a su chico (que ni loco se va a volver ángulo recto). Y todos devienen infelices.

··········La traducción del título es pésima: la generalización que contiene en inglés se convierte en una enunciación falsa en castellano, ya que en la peli sólo aparece una mujer enamorada. Eso sí, dos veces. Como curiosidad, la peli es muy ruidosa. Cierto que trata de ferroviarios, pero más allá de los trenes la música se pone siempre bien alta y la gente se habla normalmente a gritos.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios