Etiquetas

··········La peli me iba entrando muy mal en su línea argumental: tópica en la presentación del establecimiento de una rápida relación de pareja, desarrollo desde micromachismos a machismos y de allí a acoso (ese gesto tan banal e importante de interponer el cuerpo del varón entre el de la mujer y la puerta de salida). Cuando de pronto las cosas cambian y me doy cuenta de que lo que se ha planteado durante la primera mitad de la película es aquello que va ser volteado en la segunda, siguiendo un sistema habitual en el análisis de género: cambiar simplemente la posición de los intervinientes de cada sexo, para detectar que si en la segunda vuelta hay extrañeza, es que en la primera había discriminación.

··········Bueno, eso no arregló del todo mi percepción de la peli, porque lo que no se cuestiona es ese modelo de relación de pareja basado en el supuesto romanticismo del supuesto flechazo, sobre el que se ha de construir el amor, digamos, entre dos desconocidos. La peli, muy generacional (el director alardea que nadie importante de los que trabajan en ella llega a los cuarenta años de edad), sí se queda ahí atrapada: el trampantojo de que aquello que inicia la relación de pareja es justo lo que en realidad es el producto y no la causa de la relación, el amor.

··········En todo caso, aunque sin ninguna profundidad, el juego de diálogos de cortejo es a ratos simpático. Pero lo que me parece más conseguido es la imagen: si ya el Madrid nocturno me parece bien tratado, porque con enfoque e iluminación consigue aislar a los personajes de la ciudad, que queda como un decorado que no interactúa, mejora en el segundo decorado (la peli es teatral, en el sentido de pocos personajes, pocas localizaciones y mucho diálogo) con un minimalismo de un blanco hospitalario (sólo en uno de los dos sentidos de la palabra) en la casa y ya resulta de una elegancia muy atractiva en el ocre claro de las escenas de azotea.

··········Como curiosidad: si le damos la vuelta al género, la peli no cumpliría la tercera condición del test de Bechdel (ese con el que fui catalogando las pelis de esta bitácora durante cuatro meses en 2010), que sí cumpliría en su formulación normal.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios