Etiquetas

,

··········Película sobre proletarios, pero con un tono muy distinto del habitual. En ésta, prácticamente todo el mundo es bueno y amable, hasta los borrachos lo son. El elemento que dispara la trama, los despidos en una fábrica de procesamiento de verduras, parece caer del cielo, como si fueran circunstancias del mercado sobre una cooperativa. Pero no, son trabajadores despedidos por una empresa concreta, con negociación sindical, y sin embargo todo se cuenta prácticamente sin conflicto social. Apenas un amago de racismo no confirmado (son suecos de origen montenegrino).

··········La opción narrativa, desde luego, es otra: las vidas personales. Respecto a esto, sucede que la del conjunto de los despedidos va teniendo interés (las autoculpabilizaciones, la humillación de las oficinas de empleo y sus técnicos que enseñan a hacer entrevistas de trabajo, como si el desempleo viniera de redactar mal los currículos, la vaciedad, la pérdida de autoestima), pero tampoco es el centro de la historia, aunque lo que se cuenta me parece bien contado, sin estridencias pero con efectividad.

··········Y es que el centro es una mujer de entre el grupo de los despedidos que, precisamente por su carácter proactivo y enérgico, tiene una actitud muy diferente. Es a ella a quien persigue la cámara, y lo hace todo el tiempo, aunque a mí no me parece que profundice demasiado. A la postre, sabemos casi todo sobre cómo se mueve, a dónde va, qué come, pero poco sobre lo que siente. No quiero decir que no se cuente bien lo que va pasando, pero digamos que parece evolucionar poco hasta la escena final.

··········No me gusta mucho esa cámara persecutoria, que en los diálogos se agita de una cara a otra, haciéndose demasiado presente, con su estilo documental. Pero en conjunto la peli me parece de interés, aunque algo fría y floja de contenido.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios