Etiquetas

,

··········Hace unos días repusieron en una televisión la otra peli de esta directora. Casi nunca me sucede que se mejore mi sensación en una segunda vez y viéndola en casa, pero esta vez pasó: la falta de sustantividad de la que hablaba, ahora me parece menos importante que la sutileza, la capacidad para contar, para definir personajes.

··········Esas habilidades vuelven a estar aquí; pequeños gestos, detalles bien filmados que te hacen ir ordenando a los personajes sin necesidad de grandes diálogos. Y no siempre es cuestión de espiar, anotar, otras veces son incidentes muy simbólicos como desprenderse del anillo para conseguir volver a refugio. Pero, además, la historia me parece más potente: el inexplicado enfurruñamiento de la otra es aquí una situación vital que todos podemos entender. La reconstrucción de la vida de una persona tras sobrevivir a un accidente es el momento para contrastar lo que se espera de ti con lo que tú esperas del hecho de tener otra oportunidad de vivir.

··········Pese a filmarse con una cámara que sigue a la protagonista continuamente, no hay esa intención de hacerla notar; la peli fluye. Tampoco hay una historia en la que se ridiculice a la familia en sus buenas intenciones. Cierto que el papel del marido no queda muy bien dibujado, pero no se trata de gente especialmente torpe o insensible, sino sólo de gente que quiere lo que es mejor, sólo que dándolo por hecho… Igual que ha hecho la protagonista con su vida, seguir los pasos correctos, así que nadie mejor que ella para detectar la extrañeza, la falta de vitalidad de una forma de vivir que si bien no es impuesta, ha sido bien aprendida y gratificante durante mucho tiempo.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios