Etiquetas

··········No me quejaría yo de la longitud de Novecento o de Siberiada, por decir un par de películas-río; mi problema con la larga duración de esta peli (180 minutos) es que es más bien una peli con estanques. De vez en cuando, hay escenas de las que parece que los autores no quisieran salir nunca, y son escenas donde ya no hay un crecimiento de los personajes. El ejemplo más típico (pero no son las únicas) son las escenas de relaciones sexuales: una vez mostrado el hecho, el continuar mostrando, ya sin variaciones –más allá de las musculares, claro-, minutos y minutos de fornicación recuerda mucho al porno más cutre, donde la duración de cada escena no deriva de lo que se está contando, sino de lo que la productora calcule (o consulte en estadísticas) pueda durar una masturbación típica de un espectador varón.

··········Curiosamente, la peli tiene sin embargo elipsis de años (de hecho, la peli tiene dos episodios y argumentalmente parecen un primero y un tercero), a la vez que esa demora en momentos concretos.

··········Aparte de eso, me parece una peli muy interesante. Creo que hay al menos tres cosas que cuenta muy bien: las fases en un enamoramiento (con la transformación de la mirada de Emma sobre Adèle, de una superioridad perdonavidas a un verla en su nivel); la tensión hacia la necesidad de una pareja (en una chica con una buena vida aparente, que incluye actividad sexual); y la forma en que una relación amorosa puede anular a una persona, incluso cuando hay una parte dominante que parece no pretender tal cosa, sino la contraria: Adèle no es pisada, sino que se hunde ella misma en su deseo de no eclipsar lo que admira, de querer sin quererse.

··········La peli es muy cercana. La cámara se pega a la gente a veces tanto que las descontextualiza. Esto funciona muy bien para forzarnos a una mirada introspectiva, aunque a mí me fastidia un poco que en todo ese minutaje probablemente no lleguen a diez minutos los planos en que hay alguien en pantalla que no sea o hermoso o atractivo.

··········Dos cosas más, ya tangenciales. Este tipo de pelis me hacen sentirme siempre muy envidioso del sistema escolar francés; no me extraña que en esta fase desatada el capital considere imprescindible destruir la escuela pública. La otra cuestión es sólo un cebo: tengo observado por otra peli que si menciono que en esta peli, siendo de ámbito comercial, sale un pene erecto, los buscadores traen a esta bitácora a unos cuantos incautos; pues eso.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios