Etiquetas

,

··········Ya desde el primer plano se muestra un cuidado en la imagen excepcional: esa gasolinera plantada en lo oscuro, con los puntos más claros en cada extremo, una composición cuidada (aparte de que, como explica el autor, no deja de ser un plano general que de pronto se convierte en subjetivo). Pero aparte de ése, están las hermosísimas panorámicas de la sierra nevada, el equilibrio en muchas tomas, incluso la magnífica localización de la sastrería y el juego de su ventana, así como esas puertas cuya apertura (como la del protagonista a la gente) no es tan sencilla como suele.

··········La misma sobriedad elegante está en la ropa, la limpieza en la decoración, los asesinatos y despieces (donde no hay más gore que el que uno quiera imaginar), y hasta en el cocinado de la carne (¡hombre, unas patatitas, un pimiento al menos!). Todas esas opciones de estilo, contribuyen al voluntario enfriamiento de una historia que podría ser muy morbosa, o interesante clínicamente, para desplazar el foco a lo que el tráiler ya decía: “una historia de amor”.

··········Aun ésta, se mantiene fría gracias a la personalidad del protagonista masculino, pero ahí sí que se transmite una intensidad. De todos modos, como historia amorosa, lo que importa es la decisión de la mujer sobre cómo enfrentarse a los hechos simultáneos de estar enamorada y haber sido enterada de quién lo está.

··········Curiosa también la ubicación cultural de la antropofagia: la directa de la eucaristía católica y su significado literal, y el culto a los cuerpos ensangrentados y llorosos de los pasos de Semana Santa.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios