Etiquetas

··········Aunque al principio me parecía un poco tramposo jugar a las sorpresitas conforme avanza la peli, realmente es lo apropiado, para el estilo elegido: seguimos a Ana, y es nuestra constancia en pegarnos a ella lo que permite que vayamos accediendo a partes de su vida que normalmente tendríamos vedadas. La dualidad, no de Ana, claro, de todos, entre la vida pública y la privada y, también, entre las diversas vidas públicas es de lo que mejor cuenta la peli. Si la forma de interactuar con su madre fuera la que empleara con sus compañeros de trabajo o sus atendidos, ni Ana ni la sociedad podrían mantener la relación sin actuar de alguna manera.

··········También me gusta bastante que la película no sea especialmente piadosa con su personaje. A la vez que nos muestra sus debilidades, su malestar, su dolor tan profundo, vemos también su indiferencia al causar daño. Incluso el tipo de interpretaciones de la situación que intentaran justificar (porque hay situaciones que no se quieren explicar, sino justificar) la forma de vivir de Ana (lo que le hiciera su padre a ella o a la familia, la lejanía física de la madre), chocan necesariamente con el comportamiento agresivo y de cerrazón adolescente de Ana, con incluso elementos simbólicos, como dejar claro que el regalo de cumpleaños para la madre no sólo ha de ser vulgar, sino que no ha de mostrar ni un euro de cariño.

··········La progresión de la historia, ya decía, me parece arriesgada, pero funciona: no es ella quien va evolucionando al principio, sino que es nuestro conocimiento de ella quien crece; para luego pasar a elipsis de largo recorrido (comn elegantes anclajes para situarnos en el tiempo), para llegar a una catarsis modesta, que aunque es significativa (en castellano decimos “romper a llorar”), no va a resolver nada, sino que sólo nos deja abandonar la historia allí.

··········Una peli así no funcionaría sin una magnífica interpretación, contenida y expresiva a la vez, de la actriz principal. Me gusta la forma de llevar la cámara, aquí sí razonablemente siguiendo al personaje, aunque no en algunas escenas de diálogos, donde rebota de una cara a otra, en plan partido de tenis, con el efecto, al menos en mí, de hacerla demasiado patente. También me gusta el efecto de las transiciones ocasionales que eliminan o amortiguan el sonido para recuperarlo después.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios