Etiquetas

··········Un Oshima neorrealista, muy atento a las opciones morales de cada personaje. Con un argumento aparentemente simple, presenta muchos temas interesantes. En primer lugar, la asunción de la caridad como sustituto de la justicia. Pero también los agradecimientos como sustento de las relaciones afectivas. Las decisiones sobre el futuro, entre lo deseado y lo razonable. Y la honestidad exigida al pobre, que ni tiene en cuenta sus circunstancias ni se parece a la exigida al rico. Todo un abanico de decisiones tomadas por unos pocos personajes, que se atienden y escuchan.

··········Un chaval, al acabar los estudios básicos, está impelido por su madre a entrar en una escuela superior, mientras ella, enferma, trabaja de limpiabotas, y ambos se ocupan de una niña retrasada (que sólo dibuja animales muertos, ¡!). Él vende sus dos palomas una y otra vez porque éstas, al escaparse, vuelven a casa.

··········Imágenes poderosas, como el tiro final a la paloma desde la terraza de los ricos, sobre el fondo industrial de la ciudad trabajadora. El efecto del paso urbano del tranvía y la plaza común que divide unos barrios de otros y segrega la zona industrial.

··········Y las decisiones en pareja: madre e hijo sobre si es malbaratar esfuerzos anteriores no continuar estudiando, o si lo que hay que hacer ahora es traer dinero a casa. Hermano y hermana pobres sobre si se pueden vender palomas que son casi familia. Hermano y hermana ricos sobre si ha de primar la moral empresarial o la caridad. Maestra de escuela e industrial sobre si puedes amar a quien pone por encima las normas de la empresa. Una peli, en fin, de formas clásicas y muy rica de contenido.

··········El segundo título es el que prefería el director, el primero es el que pusieron los productores.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios