Etiquetas

··········Iba yo con una cierta prevención (dentro de lo mucho que tengo que agradecerle a Loach por sus películas) porque el título me hacía pensar en una de esas lecturas de la historia que prescinde de las condiciones materiales y se centra más en los estados de ánimo o las actitudes, a la manera del “¡Indignáos!” de Hessel. El formato de entrevistas a, muy mayoritariamente, particulares con su mochila de anécdotas iba también en esa línea.

··········Pero conforme avanza la narración me doy cuenta de hasta qué punto estaba equivocado. Es cierto que la presentación de los hechos excluye, por ejemplo, la existencia de una victoriosa Unión Soviética, incontestablemente crucial a la hora de explicar por qué el capitalismo, tras la IIª Guerra Mundial, admite en Europa las políticas socialdemócratas (¡si hasta Beveridge era diputado del Partido Liberal!). Pero la visión de lo que ha sucedido con el “Estado de bienestar” construido en el Reino Unido desde 1945, desde la posición de trabajadores de a pie, representantes sindicales, enfermeras, me transmite la enseñanza esencial de la película: ni el proceso fue gobernado por el pueblo ni éste se responsabilizó y gestionó los avances, sino que fueron siempre el Estado y sus funcionarios sin un control popular. Ellos, que narran “lo que les pasó” tienen la perspicacia de hacer notar que ése era el problema, que no era una clase social liberándose a sí misma.

··········La peli es bastante sobria. Abundante material en blanco y negro de entrevistas actuales, más algunas antiguas, y a ratos materiales de películas de ficción y de informativos de postguerra. Sólo en un par de ocasiones se juega a la complicidad con el espectador (el color irrumpiendo al final, la cara de Thatcher cuando el narrador hace determinadas preguntas, …), aunque la personalización trae momentos muy emotivos. La presencia de investigadores y profesionales entre los entrevistados completan también la visión.

··········Una peli, pues, muy interesante. A veces no aclara bien para los no británicos ciertas cosas (como esas sorprendentes charlas políticas dentro de las fuerzas armadas, ¿quiénes las organizan, cuándo, para qué?), pero da una muy buena visión general, es informativa y empuja a la acción. A una acción defensiva, es cierto, al fin y al cabo, se trata de un país que hizo sus revoluciones un siglo antes que los franceses, y donde parece hablarse siempre del socialismo desde un punto de vista legislativo y parlamentario. Qué envidia, en todo caso, no haber tenido nosotros nuestros Bevan y Attle.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios