Etiquetas

, ,

··········Visualmente me parece poderosa por los encuadres. No sólo el magnífico con el que está hecho el cartel de la peli, sino otros bien insertos en la historia, como aquellos con los que se abre, de la protagonista con unos fondos metropolitanos casi pops, frente a una realidad de personas discapacitadas en los autos de choque.

··········Pero lo mejor es la historia. Esa mirada desprejuiciada al comercio de la carne que observa, a la vez y casi por encima que el proceso de insatisfacción personal que produce el sexo de consumo (cuando se comete el error de depositar en él aquello que en él no cabe), el funcionamiento del mercado de la carne en una variedad específica de la lucha de clases capitalista, que es la de la deslocalización y la internacionalización de los mercados. La dificultad de comprender qué es exactamente lo que se compra y se vende, cuáles son los precios inmediatos de adquisición y los de mantenimiento, y en qué casos hay algo en venta y en cuáles no.

··········Y junto a ello el mostrar los esfuerzos para encontrar lo que nos dicen que es un derecho de todos, pero que obviamente no es así en cuanto sales de una posición central en el mundo de las relaciones. Teresa sabe bien lo que necesita, pero demuestra una extraña torpeza al no entender qué y cuánto es de todo eso lo que puede comprar. Y ello se cuenta bien por dos vías: una que me gusta y creo que funciona bien, que es la ejemplificación, los momentos que explican mucho porque representan el verdadero problema: la mujer se queja de que no le miran a los ojos, sino como a un monedero, pero ella misma, en su voluntad de reproducir lo que recuerda como placentero (sea de su memoria, sea del imaginario colectivo) da indicaciones concretas de cómo se le debe tocar, como si creyera en la psicomagia de que reproduciendo los gestos aparecerá el sentimiento, consiguiendo así la completa cosificación de lo que compra, su conversión en una máquina que ejecuta unos movimientos y que, por eso mismo, no le va a dar la parte de lo que quiere que ha mezclado en su confusión.

··········La otra vía para desarrollar la trama, es la repetición, el alargamiento, que genera en el espectador la sensación de fastidio que, al menos a mí, me llega mejor por el otro camino. Sin que la peli me canse o me aburra, sí tiene escenas que dejan de contar nada nuevo y se extienden sin medida. Una peli, en fin, poco alegre (pero mucho menos triste que la otra de Seidl comentada en esta bitácora) y aunque menos elegante, probablemente más sustantiva que aquella otra sobre el mismo tema.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios